Blog

Circuncisión: la solución definitiva a la fimosis

20.07.2017

La circuncisión es una intervención quirúrgica mediante la cual se corta de manera circular una porción del prepucio que cubre el glande el pene. El objetivo es dejar el glande al descubierto para acabar con la fimosis y las complicaciones que implica. Es uno de los procedimientos quirúrgicos más antiguos del mundo y aunque, en muchas ocasiones se realiza por motivos culturales o religiosos, en este post nos vamos a centrar en las razones médicas.

Fimosis y circuncisión

La circuncisión es recomendada por un médico cuando existe un caso de fimosis. Una situación que genera problemas de diversa índole que acaban restando calidad de vida al varón.

Recordamos, que la fimosis se da cuando existe dificultad o imposibilidad para retraer el prepucio y dejar el glande al descubierto.  Esta situación conlleva  complicaciones en la vida del varón como: dolor en las relaciones sexuales, incapacidad para conseguir una erección, infecciones o problemas para orinar.

¿Cómo se realiza la circuncisión?

La circuncisión es una intervención sencilla, con una duración de poco más de 30 minutos y que se realiza generalmente, con anestesia local.  Es de carácter ambulatorio, por lo que el paciente puede marcharse a casa una vez terminada la intervención.

¿Cuándo optar por la circuncisión?

La circuncisión  se puede realizar en la niñez o en la edad adulta. En los niños suele realizarse pasados los 4 años, cuando la fimosis fisiológica (la que todos los varones presentan al nacer) no desaparece de forma natural.

Por otra parte, en el caso de los adultos la circuncisión está recomendada cuando existe una fimosis adquirida que dificulta la retracción del prepucio, no permite descubrir el glande y acaba generando problemas de tipo sexual, inflamatorio o infeccioso.

¿Cómo cambia la sexualidad tras la circuncisión?

Aunque la sensibilidad entres los hombres circuncidados y los que no lo son ha sido un tema de debate en los últimos años, ya hay estudios publicados que aseguran que la función sexual y la sensibilidad del pene no varía con la circuncisión.

¿Qué beneficios puedo obtener tras la circuncisión?

Mayor higiene del pene.

Prevención de la aparición de enfermedades del tracto urinario.

Menor riesgo de sufrir parafimosis, fimosis y balanitis

El pene se libera del frenillo.

Incremento del rendimiento sexual y retraso de la eyaculación.

Liberación de la presión del prepucio e incremento del grosor del glande.

¿Cuánto tardaré en recuperarme tras la circuncisión?

La recuperación completa tras la circuncisión suele tardar unos quince días.  La recuperación será total una vez que los puntos de sutura reabsorbibles hayan desaparecido. Tras la intervención se recomienda llevar ropa holgada y tomar analgésicos en caso de dolor.  También se recomienda evitar las erecciones, ya que pueden ser dolorosas.

 

En resumen, desde el Centro de Salud para el Hombre del Hospital Vithas Medimar Internacional te recomendamos que ante la aparición de cualquier tipo de problema relacionado con la fimosis acudas al urólogo. Será el especialista quien valore tu caso y opte por la solución que más te conviene. No esperes más, pide tu cita ya y acaba con tus problemas.  

volver
Comparte